3/2/13

La aviación en fechas (2)

1893
Santos Dumont, que practicó todas las especialidades de la navegación aérea, realiza su primer vuelo.







Su vida y hazañas las relaté al detalle en esta entrada, por lo que no repetiré su historia aquí.


1900
Primer vuelo de un dirigible rígido. Fue diseñado por Ferdinand von Zeppelin.
El conde Von Zeppelin consiguío a principios de siglo que sus dirigibles fuesen el orgullo de Alemania. Consiguió volar su primera aeronave el LZ1 en 1900, y en 1906 diplomáticos de la Reichstag asistieron al lanzamiento del LZ3 en el lago Constance.

1903
Primer vuelo pilotado en la historia realizado con una aeronave más pesada que el aire impulsada por medios mecánicos. Fue construida por los hermanos Wright.
Los Wright con un anemómetro.

El reverendo Milton Wright, obispo de la iglesia de los Hermanos Unidos, tuvo siete hijos de su matrimonio con Susanna Catherine Koerner. Milton y Susanna se casaron en Indiana en 1859 y tuvieron allí sus tres primeros hijos; diez años después se trasladan a Dayton (Ohio) donde nacen los restantes y el reverendo dirige el diario El telescopio religioso. Esta afición periodística la transmite a sus hijos menores, Wibur, Orville y Katherine. Nacidos en 1867,1871 y 1874, estuvieron muy unidos por cariño y gustos. Fueron los que iniciaron y mantuvieron la aventura aeronáutica. Los dos hombres como diseñadores mecánicos y aviadores, y la mujer como cerebro económico y contable mientras ejercía de maestra en el pueblo. Su dedicación les mantuvo solteros, aunque Katherine se casó con 52 años con Henry Haskel, lo que causó el distanciamiento de Orville y que abandonara la sociedad aeronáutica. Falleció en 1929 de neumonía. 
Como en otras muchas familias, y máxime en aquella época en que se estaba creando la sociedad y la economía de la nación norteamericana, Wilbur y Orville, quizá algo consentidos por sus padres eran los "garbanzos negros", mientras sus hermanos mayores iban a la universidad y obtenían diplomas, los dos pequeños no pasaron de la secundaria. Orville ni siquiera la acabó, ingresando como aprendiz en una imprenta de Dayton.
Wilbur, Katherine y Orville Wright
Seducidos por la aparición de los monociclos y bicicletas, se hicieron con un local donde comienzan vendiendo los novedosos artículos, luego comienzan a repararlos y después a fabricar sus propios modelos , de los que venden varios cientos, fundando la Wright Cycle. Allí lanzan su producto estrella, la bicicleta "Wright Flyer", que vendían por 18 dólares. Paralelamente, Wilbur ha seguido, en las revistas que recibe, los experimentos de vuelo de Otto Lilienthal y Samuel Langley. El fallecimiento del primero en 1896, hace pensar a Wilbur en la posibilidad de ampliar sus conocimientos; de la mecánica de las bicicletas pasar a la de los planeadores, y luego al vuelo propulsado.
Bicicleta en la que la rueda del volante es parte
 de un experimento aeronáutico de 1901

Uno de los experimentos de los muchos que realizaron con cometas y prototipos de planeadores, fue el de una bicicleta con una tercera rueda, situada en la posición del manillar, que giraba mediante el plato de la propia máquina, accionado por los pedales. En el borde de la rueda colocaban un trozo del perfil del ala en chapa de metal, y calculaban la resistencia al avance.
Este artilugio les daba una información elemental, pero les permitió confirmar su conjetura de que las tablas de sustentación del maestro Lilienthal, consideradas casi intocables, no respondían a respuestas reales. Todo es nuevo y contando con la colaboración de su fiel Taylor, excelente mecánico, diseñan un motor basado en el de los automóviles de cuatro cilindros en línea, sin carburador ni bomba de combustible, conectado a un depósito de 1,9 litros. Pesaba 63 kg y daba una potencia de 12 cv.
Simultáneamente, ensayaban el tipo de hélice. No habían estudios teóricos y les parecía evidente que las navales no servirían.




En abril de 1903 ya estaban acabadas, y el motor y transmisión por cadenas construidos. Solo quedaba comprobar si el conjunto funcionaba sincronizadamente.
En septiembre organizan su traslado y parten hacia Kitty Hawk. El trayecto no era sencillo. Los 800 km que les separaban de Dayton los cubrirían de la siguiente forma:
En tren, de Dayton a Cincinnati, trasbordo hasta Old Point (Virginia), en barco de vapor desde Old Point hasta Norfolk, tren desde Norfolk hasta Elizabeth City (Carolina del Norte), en barco de vela desde Elizabeth City hasta Kitty Hawk, de Kitty Hawk hasta el campamento de Devil Hill, el transporte se hace en carro.
La lucha de los hermanos Wright es ahora contra los elementos, fuertes lluvias y violentos vientos amenazan con destrozarlo todo. Por fin, el lunes 2 se presenta calmado y el grupo comienza a montar el aparato y motor. Hay un nuevo problema, la masa máxima al despegue pesa 350 kg. Imposible impulsarlo a mano y sujetarlo hasta que adquiera velocidad de sustentación.
Spratt, que enviado por Chanute se había incorporado a las pruebas, sugiere construir unos raíles de madera de 20 m de longitud. Lo termina el 4 de noviembre. 

Tras varios contratiempos, como fallos de encendido, hélices girando de manera variable que terminan volando solas al salir fuera de su eje y doblándolo, cunde el desánimo. El voluntarioso Spratt, que ha ido informado a su maestro, se hace con los ejes y, se dispone a afrontar hielos y vientos para llevarlos a Dayton y que el mecánico Taylor los arregle. Chanute, acabado de llegar, anima desde su experiencia a los inventores.
Ateridos por el frío, casi aislados y con escasas provisiones pasan los días; apenas pueden trabajar con las manos entumecidas. La situación es angustiosa y aún no ha llegado el invierno. Por fin, el 20 de noviembre llegan los ejes, después de pruebas con mas o menos fortuna preparan el primer vuelo para el 25, pero ese día la nieve y el viento helado no lo permiten. La tormenta dura tres días, la siguiente calma les anima a preparar de nuevo el vuelo, hacen algunos intentos, pero surjen problemas que producen desperfectos.
Reparan los daños y se disponen a un nuevo intento el 16, pero ese día el viento está en calma, lo que no es apropiado para facilitar el despegue. Deciden esperar al jueves 17.
Grabado del Flyer I el primer volador
Llueve y hace mucho frío. Sacan la aeronave del cobertizo, la sitúan en la rampa, colocan la bandera y Orville toma los mandos. Sopla viento del norte de 40 km/h y son las 10,35.
Ruge el motor y giran las hélices; el aparato avanza por el raíl acompañado por Wilbur, que corre en paralelo sujetando el ala derecha. A los 12 m, el avión se eleva a una velocidad de 13 km/h hasta los 3 m de altura; recorre 36 m y cae a la arena. Han transcurrido 12 segundos y el fotógrafo ocasional al que Orville ha dejado su máquina, John Daniels, ha tomado una placa histórica.
Wilbur realiza el segundo vuelo y alcanza 53 m; Orville repite y llega a los 60 m; de nuevo Wibur se lanza y permanece 57 segundos en el aire, recorriendo 260 m.
Los hermanos Wright en Dayton en 1903
En esta ocasión, el aparato rompe el empenaje de cola y es necesario repararlo para seguir volando. Entre todos lo levantan para llevarlo al taller, pero una fuerte ráfaga de viento lo estrella contra el suelo y le hace dar varias vueltas de campana. No es posible arreglarlo, por lo que los hermanos deciden dar por terminada la temporada de pruebas tras haber alcanzado el éxito.
Desde Kitty Hawk, mandan un telegrama a su padre, dándole cuenta de los cuatro vuelos.
Wilbur en posición prona en 1903
La prensa no se dio por enterada; el primer periódico importante que se hace eco de la noticia es el New York Herald, el día de navidad. La información se va extendiendo, aunque con muchos errores, e incluso llega a Europa, donde se la califica de bluff, y a los Wright de bluffeurs. El periódico de su ciudad publica que "jovenes de Dayton emulan al gran Santos Dumont", titular que no agrada a los Wright.


1907
Primera elevación de un helicóptero tripulado, el giroplano Bréguet Richet nº 1 pilotado por Volumard en Donai.

Sería el 19 de septiembre de1907 cuando un francés llamado M. Volumord, intentó el primer despegue y vuelo vertical a los mandos de un aparato, que había sido construido por los hermanos Louis y Jacques Breguet junto con el profesor Charles Richet. Denominado Giroplano nº 1, esta compleja máquina estaba impulsada por un motor Antoinette de 40 caballos que accionaba un total de 32 palas, pero era muy inestable por lo que al elevarse del suelo tenía que ser sujetada por cuatrohombrespara evitar que volcase y

aunque no se puede asegurar que efectuase un vuelo como tal, sí es cierto que fue el primer aparato en
levantarse del suelo por sí mismo manejado por su piloto.
Giroplano nº 1


1909
Primera compañía de transporte aéreo en Europa con dirigibles, la alemana Delag creada por el conde Zeppelin.
Uno de los dirigibles de Zeppelin, en este caso de pasajeros

1909
Louis Blériot atraviesa el Canal de la Mancha desde Calais a Dover a bordo de su Blériot XI.


El premio de 1000 libras establecido por el Daily Mail para el primer deportista que cruzase el canal en un aeroplano, atrajo a tres contendientes: Louis Blériot, el conde de Lambert y Hubert Latham.
El primer intento desde Sangatte, cerca de Calais, corrió a cargo de Latham el 19 de julio a bordo del monoplano Antoinette IV, pero tras haber recorrido 13 km tuvo que amerizar al comenzar a ratear su motor y posteriormente pararse.
Louis y Mme. Bleriot, antes de efectuar el vuelo sobre el Canal de la Mancha

En semejantes condiciones, Latham tuvo la inmmensa suerte de ser rescatado por el torpedero francés Escopette. El conde de Lambert tuvo peor suerte, averiando su biplano Wright de construcción francesa durante un vuelo de prueba. Solo quedaba Blériot, que saltó de la cama a las 04.00 horas del 25 de julio para comprobar impaciente, si había amainado algo el fuerte viento de días anteriores. Calculó que las condiciones eran aceptables y se dirigió a Les Barraques, cerca de Calais y puso a punto su monoplano. Así lo narraba el propio Blériot:
" A las 04.30 aparecieron las primeras luces y mejoró la visibilidad. Monsieur le Blanc intentaba en vano divisar las costas de Inglaterra. El aire era diáfano. Todo estaba listo. No había comido ni bebido nada desde que me había levantado de la cama. No podía pensar en otra cosa que no fuese el vuelo que iba a emprender, y estaba absolutamente decidido a conseguirlo... 04.35 horas. Tout est prêt. Le Blanc me hace la señal convenida y al cabo de unos instantes me encuentro en el aire, con el motor a 1.200 revoluciones por minuto, prácticamente su desarrollo máximo, a fín de alcanzar la suficiente velocidad para sortear sin problemas los cables telegráficos que se alzan frente al acantilado. Una vez sobre las escarpaduras reduzco la velocidad. No hay ya ninguna necesidad de forzar el motor"
Recreación de un Bleriot XI, 1909

Los 37 minutos siguientes debieron parecerle interminables, pues al igual que le sucediera al infortunado Latham, Blériot se halló de pronto en medio de la niebla y comenzó a desorientarse. Por si fueran pocas las dificultades, su motor Anzani de 25 hp, comenzó a mostrar signos de calentamiento; pero por fortuna una breve y milagrosa lluvia enfrió el motor. Sin apartar la vista del nivel de combustible, Blériot divisó de pronto la tierra firme :
"Puse rumbo a la línea blanca de la costa, al tiempo que el viento y la niebla empezaban a calmarse uno y disiparse la otra. El avión obedecía perfectamente pero yo no alcanzaba a ver Dover. De pronto divisé tres embarcaciones que parecían dirigirse a un puerto y decidí seguirlas mansamente. Comencé a sobrevolar la costa de norte a sur, en tant que el viento comenzaba a arreciar en inensidad. Entonces, poco antes del castillo de Dover, divisé un claro en el acantilado, a mi derecha. me dirigí hacia él y me posé. Volvía a estar en tierra firme..."









Así terminó la travesía aérea del Canal de la Mancha, con el Blériot tipo XI aterrizando en Northfall Meadow, cerca del castillo de Dover, a las 05.12 horas.