1/12/11

DFW (Deutshe Flugzeug Werke GmbH)



La compañía alemana Deutshe Flugzeug Werke GmbH, establecida por Bernard Meyer en Lindenthal cerca de Leipzig en 1910, construyó algunos interesantes aviones que fueron conocidos por las siglas DFW. Al igual que otros muchos fabricantes de aviones comenzó a operar produciendo bajo licencia aviones diseñados en Francia, en este caso los biplanos de Maurice Farman.
El primer diseño original de la compañía llevó el nombre de DFW Mars y fue construido en una doble configuración de biplano y monoplano con el fuselaje en común (cuyas cabinas abiertas acomodaban a dos personas en tándem), la potencia la proporcionaba un motor lineal de 95 hp NAG.
Al estallar la I GM, DFW se volcó hacia el diseño y construcción de una serie de aviones sin éxito notorio salvo una serie de biplazas de categoría B (sin armamento) y C (armados), o monoplazas de categoría D (biplano) o Dr (triplano), y bombarderos polimotores R.
El primer avión fue el DFW B.I., biplano de reconocimiento/entrenamiento provisto de un motor Mercedes de 100 hp. Parecido pero de menor envergadura fue el DFW B.II de 1915 concebido como entrenador y con motor Mercedes lineal D.II de 120 hp.
En 1916 hizo su aparición un modelo experimental, el DFW C distinguible por sus montantes interplanos tipo I de una sola sección; el mismo año le siguieron aviones polivalentes DFW C.I y DFW C.II. De configuración biplana, ambos los propulsaban motores lineales Benz III de 150 hp. También en 1916 fue desarrollado el DFW C.IV, biplano con alas de una sola sección y fuselaje refinado, a partir del cual se creó el C.V. de gran éxito. El último avión de la serie C construida por DFW fue el DFW C.VI de 1918, biplano más pesado y refinado que los anteriores y propulsado por un motor Benz IVa de 220 hp; solamente se construyó un ejemplar.




Parecería que DFW tuvo relativamente poco éxito con los aviones de caza, el primero de los cuales fue el poco agraciado DFW Floh (pulga) de 1915. El diminuto prototipo  que estaba equipado con un motor Mercedes de 100 hp y tenía una envergadura de 6,2 metros, se estrelló poco después de comenzar las pruebas de vuelo. Le siguió el prototipo biplano DFW D.I de 1917. Con planos de igual envergadura y una sola sección, que incorporaban alerones a ambos lados, podía acomodar a un piloto en la cabina abierta bajo el ala.






El DFW T.28 Floh fue uno de los aviones más extraños de la historia; el fuselaje estrecho y sumamente profundo llenaba con exceso el gran espacio que había entre los planos.


Existió también un prototipo triplano denominado DFW Dr.I, similar a sus predecesores y que como ellos no dio lugar a una producción en serie. Entre 1915 y 1916 se constroyó un ejemplar del DFW R.I, bombardero polimotor de configuración biplana cuya envergadura era de casi 30 m. Las superficies de cola biplanas, un tren de aterrizaje tipo patín con dos ruedas delante de los aterrizadores principales para reducir el riesgo de clavar el morro, y una planta motriz compuesta por cuatro Mercedes D.IV lineales de 220 hp montados en el interior del fuselaje, eran algunas características de este modelo.


Las superficies de cola del DFW d.I fueron modificadas dos veces y aparecieron en su forma final en enero de 1918, durante una competición para aviones tipo D celebrada en Adlershof.


Los motores estaban acoplados para impulsar dos hélices impulsoras y dos tractoras mediante un sistema de ejes y engranajes. Se construyeron dos ejemplares del DFW R.II, avión mayor que el anterior, con una envergadura de 35 m. De configuración parecida a la de su predecesor, difería sobre todo de este por la mayor potencia motriz, que también estaba en el interior  del fuselaje y accionaban las hélices mediante el mismo sistema.




El DFW Dr.I , poco más que una versión triplana del biplano D.I, llevaba el mismo motor lineal Mercedes D.III de 160 hp. que su predecesor. Al igual que el D.I fue sometido a pruebas durante la primera competición de aviones tipo D celebrada en Adlershof en enero de 1918.


DFW R.I.
En el transcurso de la 1ª Guerra Mundial, Alemania produjo un número sorprendentemente grande de Riesenflugzeuge (aviones gigantes), entre los cuales figuraba este DFW R.I. Las dos hélices tractoras estaban en la parte superior de los dos montantes internos, mientras que las dos hélices impulsoras se hallaban instaladas en los extremos inferiores del par de montantes internos traseros.

El DFW C.V utilizado en las patrullas de combate alemanas a partir de 1916, representó el único éxito que obtuvo la compañía en el terreno del diseño y desarrollo de biplazas armados. Continuó operando en primera línea durante el año siguiente y muchos ejemplares fueron usados por otras unidades hasta finalizar la 1ª Guerra Mundial. El C.V era tan popular que no solo fue construido por DFW, sino también bajo contrato por Automovil und Aviatik AG, Halberstädter Flugzeug GmbH.


Construido a partir del C.IV y conservando su misma configuración general, el C.V era un biplano de alas de igual envergadura, con fuselaje de madera y alerones y cola de estructura tubular de acero recubiertos en tela. El tren de aterrizaje de tipo patín era totalmente convencional para la época, un freno tipo garra operado por un cable estaba montado en el centro del eje de la rueda principal. Contaba con dos cabinas abiertas en tándem; el piloto iba sentado en la proa debajo del plano superior, y el observador en la popa. Desgraciadamente no ha quedado registro de las cifras dee producción.