4/7/11

Fairey SWORDFISH, el héroe de Tarento

Cuando efectuó su primer vuelo, el Fairey Swordfish presentaba ya un aspecto arcaico. No obstante, permaneció en servicio durante todo el transcurso de la II Guerra Mundial, sobreviviendo a algunos presuntos sustitutos, y de hecho hundió mayor tonelaje enemigo que cualquier otro torpedero aliado.

Los orígenes de este avión se remontan a las especificaciones ministeriales S.9/30, relacionadas con la búsqueda de un avión de corrección de tiro y torpedo para la flota. La respuesta de Fairey Aviation consistió en el prototipo TSR I, propulsado por un motor radial de nueve cilindros y refrigerado por aire Bristol Pegasus IIM de 635 hp, que voló el 21 de marzo de 1933. Mostró poca potencia y cierta inestabilidad direccional, acabando destruido seis meses más tarde al no poder salir de la barrena.

En la foto un Swordfish Mk II del principal lote de serie de Blackburn. Este avión, que llevaba un indicador fumígeno bajo el plano de estribor, pertenecía probablemente a un escuadrón embarcado (los galones correspondientes dejaron de pintarse a principios de la II Guerra Mundial) Foto Imperial War Museum.

Tras una segunda especificación modificada, la S.15/33, Fairey pudo producir el TSR II, con fuselaje alargado, cola revisada y motor Pegasus IIIM3 de 775 hp. Su estructura era fundamentalmente metálica con revestimiento de tela, e iba provisto de un tren de aterrizaje de eje dividido, susceptible de ser sustituido por dos flotadores Fairey de un solo rediente. El avión que hizo su primer vuelo el 17 de abril de 1934, era capaz de alcanzar una velocidad máxima de  235 km/h, excediendo las prestciones requeridas. Tres prototipos de desarrollo, bautizados Swordfish, fueron pedidos para cubrir la especificación S.38/34; el tercer aparato fue completado como hidroavión y realizó su primer vuelo el 10 de noviembre de 1934.
El primer pedido de producción, por una serie de 86 ejemplares fue cursado en 1935 y las primeras entregas tuvieron lugar en febrero del siguiente año.

El avión triplaza de serie contaba con una velocidad máxima de 222 km/h y podía llevar fácilmente un torpedo normalizado de 457 mm y 731 kg; su alcance en esta configuración era de 879 km.
Los pedidos continuaron llegando a Fairey, que al producirse el estallido de la guerra había completado o tenía pendientes de entrega un total de 689 Swordfish. Los hidroaviones Mk I sirvieron con las Patrullas Catapultables nºs 701.702. y 705 del Arma Aérea de la Flota, embarcados en acorazados, cruceros y cruceros de batalla de la Royal Navy; la versión con tren de aterrizaje de ruedas constituyó 13 escuadrones, de los que 8 se hicieron a la mar en los portaviones HMS Ark Royal, Argus, Courageous, Eagle, Furious, Glorious y Hermes.

Conocido originalmente como Fairey TSR II, el prototipo Swordfish (K4190) fue diseñado y construido para las especificaciones S.15/33; llevaba el número F2038 de los talleres Fairey en caracteres muy pequeños en la sección trasera del fuselaje.

Los Swordfish entraron en acción en los primeros días de la guerra. Fue un hidroavión del HMS Warspite, pilotado por el capitán de corbeta W.M.L. Brown, el que dirigió el fuego de los cañones de los acorazados durante la batalla de Narvik del 13 de abril de 1940; siete destructores alemanes fueron hundidos, uno de ellos rematado por una bomba lanzada desde el avión de Brown. Él mismo fue quien bombardeó y hundió en Herjangsfjord al submarino alemán U-64.
En 1940, el aumento de la producción de los Fulmar en la factoría de Fairey en Hayes, hizo que la responsabilidad del Swordfish recayese por entero en la Blackburn Aircraft Limited, que completó el primer avión el 29 de diciembre. Tras la entrega de 300 aviones en nueve meses, la producción de Blackburn derivó hacia el Mk II, que llevaba un plano inferior reforzado con revestimiento metálico para permitir su armamento con ocho cohetes. La opción de intercambiar el tren de ruedas por flotadores fue descartada al finalizar la serie Mk I.

Una formación de Swordfish Mk I procedentes del segundo y tercer lotes de serie, en noviembre de 1938; estos aviones estaban capacitados para emplear optativamente tren de ruedas o flotadores (foto Imperial War Museum)

Los Mk I continuaron en servicio a lo largo de 1940. El 9 de julio, el capitan Brown prestó nuevamente excelentes servicios de corrección de tiro del armamento principal del HMS Warspite durante la batalla de Calabria contra la flota italiana.
El brillante ataque del 11 de noviembre de 1940 contra la flota italiana anclada en el puerto de Tarento fue la acción que llevó al Swordfish a la cumbre de su fama. Tras un reconocimiento a baja cota efectuado por un Maryland, que permitió descubrir una concentración de buques italianos en el puerto, se decidió efectuar una incursión nocturna desde el HMS Illustrious con los Swordfish de los escuadrones nºs 813, 815, 819 y 824. Bajo el mando del capitán de corbeta Kenneth Williamson partió la primera oleada de 12 aviones (seis con torpedos, cuatro con bombas y dos con bombas y bengalas) seguida diez minutos después por otra de once aparatos (cinco con torpedos, cuatro con bombas y dos con bombas y bengalas), mandada por el capitán de corbeta John Hale. se logró una casi total sorpresa táctica; los Swordfish atacaron a baja cota, hundiendo el flamante acorazado de 35.000 toneladas Littorio e inutilizando al Conte di Cavour y al  Caio Duilio, así como a un crucero pesado y un destructor. De un golpe el poderío naval italiano en el Mediterráneo quedó reducido a la mitad, contra la pérdida de dos Swordfish (el propio Kenneth Williamson fue derribado y hecho prisionero).

A continuación, los Swordfish del Arma Aérea de la Flota basados en Malta se convirtieron en el azote de la navegación del Eje en el Mediterráneo, hundiendo más de un millón y medio de toneladas de buques alemanes e italianos en 1939-1943. Entre las misiones destacan las de sembrado de minas, reconocimiento para la flota, corrección de tiro, bombardeos costeros e incluso lanzamientos de agentes secretos.


Swordfish Mk I (P4084) con tren de flotadores. Estos aparatos fueron ampliamente empleados a bordo de buques de la Royal Navy en tareas de reconocimiento y corrección de tiro de los buques.

                            Ataque al Bismarck

El capitán de corbeta Eugene Esmonde, un irlandés que en la vida civil era piloto de la compañía Imperial Airways y que había asumido el mando de un escuadrón embarcado en el HMS Victorious, encabezó el 26 de mayo de 1941 un ataque con torpedos realizado por nueve aviones contra el famoso acorazado alemán Bismarck. El ataque dio como resultado un impacto vital, que desmanteló los timones del buque y lo dejó a merced de los navíos británicos, que acabaron hundiéndolo. Esmonde, condecorado con la Orden de Servicios Distinguidos por su participación en la operación, fue destinado al HMS Ark Royal, en el Mediterráneo; cuando el portaviones fue torpedeado, consiguió hacer despegar todos sus Swordfish antes de que el buque se hundiera y llevarlos a Gibraltar.

A finales de año Esmonde fue destinado a Kent y puesto al mando del 528º Squadron, desplegado para contrarrestar cualquier intento por parte de los acorazados Scharnhorst y Gneisenau de zarpar de Brest y llegar a Alemania. El 12 de febrero de 1942, los dos buques alcanzaron la embocadura oriental del Canal de la Mancha, tras evadir todas las patrullas. Los seis Swordfish de Esmonde eran por entonces los únicos aviones disponibles para lanzar un ataque inicial. Los Swordfish, que partieron de Manston, no consiguieron encontrase con los cazas que debían escoltarlos, pese a lo cual perseveraron en su intento frente a unas abrumadoras defensas antiaéreas y de caza.El Swordfish Mk II (W5984) de Esmonde fue el primero en ser derribado, seguido por los otros cinco pilotos; ningún torpedo alcanzó su objetivo. De los 18 tripulantes, solo cinco pudieron ser rescatados en mar abierto. Esmond fue condecorado a título póstumo con la Cruz Victoria.


Entretanto, se llevaron a cabo notables esfuerzos para acelerar el reemplazo de estos viejos biplanos, conocidos familiarmente como "Sacos de cuerdas". El Fairey Albacore se  mantuvo en producción durante algunos meses pero no logró estar a la altura de lo que se esperaba de él. El Fairey Barracuda, un monoplano con motor Merlin, hubiera podido tener una fructífera carrera operativa de no haber surgido problemas tras el abandono de su planta motriz original Rolls-Roice Exe.
                                            Blackfish

Blackburn continuó produciendo el Swordfish Mk II (conocido también como Blackfish) hasta 1944; el último de los cuales, el ejemplar número 1.080 fue completado el 22 de febrero de ese año. La producción derivó entonces hacia el Mk III, que fue equipado con un gran radar ASV de exploración entre los aterrizadores principales, lo que impedía la estiba del torpedo. Cuando estos aviones participaban en misiones de torpedeo, la práctica nomal era emplear un Mk III en tareas de exploración mientras que los Mk II llevaban a cabo el ataque con bombas y torpedos. Los Swordfish fueron ampliamente empleados a bordo de los pequeños portaviones que comenzaron a actuar con gran frecuencia en misiones de convoyes a partir de mediados de la guerra, en particular en el Atlántico Norte; su dotación normal era de seis Swordfish y seis cazas Grumman Martlet.



La versión final fue el Mk IV, basada en el Mk II y III modificados retrospectivamente con una rudimentaria cabina cerrada; esta variante permaneció en activo hasta el final de la guerra en Europa. Unos pocos Swordfish fueron enviados a Canadá en tareas opcionales y de entrenamiento, sirviendo algunos de ellos en la 1ª Escuela Aeronaval de Tiro en Yarmouth, Nueva Escocia.


Foto Rainer Bielefeld

El último Mk III (Ns204) fue completado en Sherburn el 18 de agosto de 1944. En 1967 solo quedaban seis Swordfish de los 2.396 fabricados; uno de ellos (el LS326, matriculado G-AJVH) se ha conservado en condiciones de vuelo y era asiduo visitante de las exhibiciones aéreas que suelen celebrarse a lo largo y ancho de Gran Bretaña.


                                  Especificaciones técnicas

Fairey Swordfish Mk II
Tipo: torpedero bi/triplaza embarcado o equipado con flotadores
Planta motriz: un motor radial Bristol Pegasus 30 de 750 hp
Prestaciones: velocidad máxima 222 km/h; trepada a 1525 m en 10 minutos; techo de servicio 3.260 m; alcance sin armas 1.658 km, con torpedo 885 km.
Pesos: vacío 2.360 kg; máximo en despegue 4.200.
Dimensiones: envergadura 13,92 m; longitud 11,12 m; altura 3,93 m; superficie alar 56,39 m2
Armamento: una ametralladora fija de tiro frontal Vickers de 7,7 mm y una amatralladora móvil Vickers "K" o Browning de 7,7 mm en la cabina trasera, más un torpedo de 457 mm y 731 kg, o una mina de 680 kg o bombas bajo el fuselaje, u ocho cohetes de 76,2 mm o cuatro bombas de 113 kg bajo las alas.