21/3/11

Aerocar

Hacía tiempo que Moulton B. Taylor soñaba con desarrollar un avión de carretera, un vehículo que pudiera ser empleado como automóvil familiar y al que, cuando fuera más práctico un viaje por aire, pudieran añadírsele alas, unidad de cola y una hélice con facilidad.
La idea no era nueva, ya que en 1921 René Tampier había expuesto un aeroplano de ese tipo en el Salón de París de 1921.
Este diseño de Moulton Taylor fue el intento mundial más afortunado de conseguir un avión "de carretera", con superficies de vuelo desmontables que podían ser fijadas al fuselaje.

Al poco de terminar la 2ª GM, Taylor montó una sociedad para empezar a trabajar en la consecución de este sueño. A finales de 1949 el prototipo de su Aerocar realizó su vuelo inicial, y el 13 de diciembre de 1956 el modelo mejorado de preserie Aerocar I recibía su certificación de aptitud para el vuelo.
Se construyeron cuatro ejemplares más del modelo I para su exhibición y venta, y estos seis aparatos acumularon más de 321.000 km de viaje por carretera, así como más de 5.000 horas de vuelo. La versión final muy mejorada, fue el Aerocar III, modificado a partir de un Aerocar I anterior, y que incluía un motor convencional de automóvil, de transmisión delantera. La planta motriz consistía en un motor de avión Avco Lycoming O-320, montado en la parte posterior del coche, y que podía propulsar las ruedas posteriores o alternativamente la hélice, a través de un eje de transmisión alargado colocado en el interior del fuselaje de cola desmontable, en el que se montaba una unidad de cola en forma de Y. Las alas de un solo plano y reforzadas, podían ser fijadas a la parte trasera del coche en configuración de ala alta, y mientras los cierres de seguridad de alas y cola no estaban correctamente bloqueados, era imposible poner en marcha el motor de vuelo.


La conversión de avión a coche podía llevarse a cabo por una sola persona en unos cinco minuto.
A la llegada al aeropuerto, las alas se desmontaban y junto con la cola ser remolcadas tras el coche, transportándolas  sobre unas ruedas retráctiles colocadas en el borde de ataque inferior de las alas.
Finalmente el sueño de Moulton Taylor se vino abajo a causa de una nueva legislación sobre automóviles en EEUU.
En Italia, Aeronauto SA experimentó con un vehículo llamado PL.5C. Sin embargo, al basarse en un motor trasero con hélice propulsora tanto en el aire como en tierra, su utilización como automóvil hubiera sido forzosamente muy limitada.
Las prestaciones del Aerocar eran:
Velocidad de crucero : 201 km/h a 1.500 m o 113 km/h a 3.660 m. altitud.
Autonomía: 800 o 400 km dependiendo de las velocidades anteriores.
Peso. vacío : 680 kg, máximo al despegue 950 kg.
Dimensiones: envergadura 10.3 m, longitud 7.01m.
Superficie alar: 17,65 m2