11/1/11

CHERANOVSKY

Boris I. Cheranovsky comenzó a estudiar las posibilidades de la planta alar parabólica en 1921, y en 1924 completó e hizo volar su primer vehículo experimental, el BICh-1. El ala de este avión adoptó la forma de una parábola, en cuya línea recta de borde de fuga se hallaban los elevones y flaps, mientras que el piloto ocupaba una pequeña barquilla a popa del borde de ataque del ala, y solo asomaba la cabeza y los hombros por encima de la superficie alar. No había superficies verticales y el tren de aterrizaje era de una sola rueda, con pequeños patines estabilizadores. El BICh-1 resultó incontrolable, por lo cual se construyó un aparato modificado, el BICh-2 que incorporaba superficies verticales de cola. Este avión realizó 27 vuelos a lo largo de 1924, lo cual indicó que las críticas acerca del ala parabólica eran erróneas.
En base a la experiencia obtenida con los planeadores BICh-1 y BICh-2 Cheranovsky construyó un pequeño avión con motor, de similar configuración con ala parabólica. El BICh-3 estaba equipado con un motor de dos tiempos, el piloto se sentaba más a popa en una cabina abierta protegida por las superficies verticales de cola.
B.N. Kudrin realizó las pruebas en un aeródromo cercano a Moscú; a lo largo de las mismas , el BICh-3 demostró ser un avión controlable pero fundamentalmente inestable.
 El primer intento de Cherenovsky de construir un avión de ala de planta parabólica fue el planeador BICh-1. Se puede apreciar la ausencia total de superficies verticales.

Izquierda el BICh-2 demostró que la parábola era una planta alar viable.
Derecha el primer diseño de avión con motor de Cheranovsky, el BICh-3 que se mostró inestable en las pruebas de vuelo.

                                                     Cheranovsky BICh-7

Otro biplaza experimental fuertemente inspirado en los anteriores diseños de ala parabólica, contaba con un motor radial Bristol Lucifer de 100 hp

                                                             Cheranovsky BICh-14


Transporte ligero experimental de cinco plazas construido por el TsKB (Oficina Central de Diseño del Aviatrust) en su fábrica de Menzhinskii en Moscú por lo que se conocío como TsKB-10.
                                                      Cheranovsky BICh-16
 El  BICh-16 era un omnitóptero accionado por energía muscular, que solo llegó a efectuar un número limitado de pruebas de vuelo debido a su estabilidad inadecuada.
Boris Cheranovsky nunca cejó la búsqueda de lo exótico, tanto en la configuración como en la fuente de energía; entre sus muchos raros diseños el BICh-16 fué de los más insólitos, pues se trataba de un ornitóptero de configuración sin cola y provisto de un patín arriostrado que hacía funciones de tren de aterrizaje. Dependía de la musculatura de las piernas del piloto como fuente de energía. Fué pilotado por primera vez por R.A. Pischuchev como planeador, tras un despegue remolcado y no hay noticias de que pudiera continuar el vuelo batiendo las alas.

                                                       Cheranovsky BICh-17 (1935)
 Diseñado para llevar dos cañones sin retroceso de 80 mm, su construcción sobre el prototipo se detuvo cuando se había completado un 60%.

                                              Cheranovsky BICh-18 Muskulyot 

A pesar de que Cheranovsky no había tenido mucho éxito que digamos con el BICh-16, no declinó su interés por las posibilidades del ornitóptero movido por energía humana, así en 1937 produjo el biplano Muskulyot, que tenía una estructura estremadamente ligera, cuyos pares de alas  de elevado alargamiento estaban pensadas para que las batiera el piloto mediante su propia energía muscular. El prototipo pilotado por R.A. Pishchuchev, voló en los primeros instantes como planeador, con alas fijas; según se afirma este piloto logró volar 430 m utilizando la energía de sus piernas, tras un despegue remolcado.
El BICh-18, fue sin duda uno de los aviones más extraordinarios que se probaron en la Unión Soviética antes de la II GM.




Cheranovsky BICh-20 Pioner 

Otra extravagante planta alar se meterializó en este modelo 20 Pioner, que comprendía una sección central de corta envergadura con bordes de ataque rectos y bordes de fuga ahusados a los que se acoplaban secciones exteriores en semidelta. Equipado con un pequeño motor Aubier-Dunne, el Pioner tenía configuración sin cola y el piloto iba situado en una cabina derrada que prolongaba la deriba. Todo el borde de fuga alar estaba ocupado por flaps ranurados y elevones; el tren de aterrizaje era fijo y podía ser equipado con ruedas o esquíes. El Pioner apareció en 1938 y en el vuelo de prueba demostró ser un avión estable y de adecuada respuesta a los mandos. De este aparato se obtuvieron los datos para la construcción del BICh-21 de carreras, por lo que podemos decir que en lo esencial el modelo 20 era una bancada de evaluación aerodinámica para los BICh-21.

                                              Cheranovsky BICh-21 (SG-1) 
Derivado del Pioner, también se denominó SG-1 (Sportivno-gonochnyi-1) Deportivo de carreras-1, tenía un ala idéntica a la de su predecesor, salvo cierta curvatura en las raices alares. Concebido para volar en competiciones, el 21 incorporaba notables refinamientos aerodinámicos como resultado de las pruebas en túnel, y contaba con un motor lineal MV-6 de 220 Hp. En 1938 comenzó la construcción del prototipo, apenas el Pioner hubo demostrado que poseía unas aceptables características de vuelo. El perfil de la cabina era más bajo y un tren de aterrizaje retráctil neumático reemplazó al del sistema manual del modelo anterior.
El BICh-21 se completó en 1940 y el programa de pruebas comenzó en 1941. El estallido de la 2ª GM interrumpió su desarrollo, si bien antes de detener el trabajo se había logrado alcanzar una velocidad de 417 km/h en vuelo horizontal. pesaba vacío 526 kg. y tenía una longitud de 4,70 m. con envergadura de 6,90 m.