5/12/10

Curiosa colección de aviones cuarentones pero conservados.

Al norte del Mar Negro en la península de Crimea en Ucrania,  no muy lejos de Sebastopol, encontramos un pueblecito llamado Kacha. En su aeródromo, como en tantos otros de la antigua unión soviética encontramos si no abandonados, si fuera de uso en su mayoría y otros en espera por si se requieren sus servicios, aviones de diferentes especies de flota aérea. Para los aficionados a estos temas, no deja de ser interesante ver estos maduritos aparatos, así como sus interioridades y detalles.
Vamos a dar un pequeño paseo par algunos de sus aviones, y los helicópteros los dejaremos para otra ocasión.



Son aviones anfibios Beriev BE-12, aviones militares de carga AN-26, helicópteros de búsqueda y salvamento Ka-27PS, así como los antisubmarinos Ka-27PL. Y aunque muchos de ellos tienen cuarentaytantos años de edad, todavía están en condiciones de prestar servicio si es menester y con ganas de realizar cualquier tarea de salvamento o militar en el Mar Negro, y en particular en Crimea.

Nuestro recorrido comienza con un avión anfibio Beriev BE-12, que fue construido en 1971.


Para la detección de submarinos el puesto del navegante tiene un conjunto fijo de radar arriba de su posición



El avión está destinado para la detección de submarinos y el desempeño de misiones de rescate en el agua. Antes estas aeronaves portaban explosivos nucleares para fines operativos o tácticos.




El aparato es pilotado por cuatro miembros de tripulación: dos pilotos, un navegante y un radio-operador. El navegante se sienta en la proa y por lo tanto tiene el asiento más cómodo.



Al lado del asiento del navegador hay un ancla fijada a la pared, se aparece como una especie de objeto extraño dentro de el avión.
Esta es una vista del asiento del navegante. Desde este punto apreciamos como sobre la puerta se pueden distinguir los pedales que los pilotos utilizan en navegación. Es como si fuesen en un segundo piso.


                                              El morro visto desde la cabina

El interior de la nave nos recuerda al de un submarino. En vuelo es casi imposible moverse por su interior, e incluso con el avión carreteando por tierra, es difícil evitar golpearse con alguna de las aristas afiladas.
 Cantidad de artefactos que no veríamos en aviones occidentales por estar bajo mamparos o compartimentos , los vemos aquí sin saber que función tienen. Es parte del tipo de montaje que emplean en la construcción de aeronaves rusas. Recuerdo que la estación espacial MIR por dentro era caótica pero funcionaba.
                               El operador de radio se sienta en la cola del avión.


El modelo SE-12 fue construido no sólo para detectar submarinos, sino también para operaciones de salvamento. Hay un lugar a modo de nicho especialmente preparado para acojer a los rescatados. Esta equipado con una llamémosla camilla o tumbona.

Junto al SE-12 están posicionados unos pocos aviones militares de carga AN-26. Se utilizan para el envío de mercancías y transporte de tropas de desembarco.






















Como vemos se aprovecha el espacio al máximo, y el detalle del ventilador que no falta en ningún avión clásico ruso que se precie.
En Kacha no sólo hay aviones, sino también un montón de helicópteros, pero como hemos dicho al principio eso lo veremos en otra ocasión.