28/9/10

R.I.P.

Nos gusta ver los nuevos aviones relucientes acabados de construir, es lógico; pero de vez en cuando hay que ver cosas como esta, cuando la vida útil de una aeronave llega a su fin y es pasto de la cizalla.
Cuantos pasajeros habrán confiado sus destinos con buenos y no tan buenos momentos, y cuantos pilotos habrán considerado estas cabinas como prolongación de su hogar.
Todo tiene un principio y un fin y en este caso ya sobran las palabras. El último viaje.