9/8/10

BLÉRIOT

En 1906, Louis Blériot, que por entonces tenía 34 años puso fin a su sociedad con el pionero de la aviación Gabriel Voisin y comenzó a construir aviones de diseño propio. Decidió que el futuro pertenecía al monoplano, y su primer diseño de esta configuración fue el Bleriot V que pronto se estrelló y fue abandonado y así siguió con los modelos VI (libellule), VII (monoplano con hélice tractora), VIII, IX, y el incompleto Blériot X (biplano de hélice impulsora). Bleriot había obtenido escaso éxito con sus monoplanos, mientras los biplanos de la época parecían gozar de mayor maniobrabilidad. Entonces vino el Blériot XI, avión que aseguró a su diseñador un lugar importante en la historia de la aviación.
El Blériot XI fue uno de los aviones mas importantes de la historia lo cual explica que este modelo haya resultado tan popular entre los fabricantes de reproducciones. El de la foto es una copia de gran fidelidad con base en Brienne.
El éxito del Blériot XI al cruzar el canal de La Mancha aseguró el éxito de Blériot como fabricante de aviones, le siguió una gran producción del model XI que fue empleado por las Fuerzas Armadas Francesas.


Otra fiel reproducción del Blériot XI se expuso el año pasado en la T1 del aeropuerto de Barcelona.



            Arriba varias vistas del Blériot XI "La Mancha"

Blériot-SPAD S.XIV  Hidroavión caza de buenas prestaciones con impresionante potencia de fuego.

Blériot-SPAD S.XX . Fue un caza inusual, diseñado para combinar la agilidad y el poder de fuego delantero de un monoplaza con la protección dada por una ametralladora situada a popa. En la posguerra, se desarrolló como avión de carreras.

Blériot-SPAD S.27 Aunque con gran parecido con los cazas SPAD de los tiempos de la guerra, este avión se dedicó al transporte, con una estrecha cabina para dos pasajeros en el lugar que ocupaba la ametralladora del S.XX


 Blériot-SPAD S.33 Tenía capacidad para cuatro pasajeros. Por ello disponía de una rejilla de ventilación en el capó.

Blériot-SPAD S.34 Avión de entrenamiento combinaba la agilidad y la fuerza con una considerable economía, puesto que estaba diseñado para aprovechar los motores rotativos excedentes de la guerra.

Blériot-SPAD S.42 Aeroplano de entrenamiento intermedio, tenía como base la célula del SPAD S.VII de los tiempos de la guerra. Es particularmente notable la elevación del ala superior por encima del fuselaje, lo que da al piloto y al alumno una excelente visibilidad.

Blériot-SPAD S.51 Aunque diseñado según una especificación francesa, el Blériot SPAD S.51 no consiguió en Francia un solo pedido de producción. Fue vendido a las FF.AA. Polacas, que lo destinaron a su 11º escuadrón de caza.

Blériot-SPAD S.61 Al igual que el S.51, el S.61 recibió importantes pedidos de Polonia, y el diseño básico sufrió grandes modificaciones en Francia para una serie de funciones experimentales. El de la foto superior tenía alas de metal de envergadura reducida.

Blériot-SPAD S.81 Los cazas y aviones de carreras franceses de los primeros años veinte se caracterizaban por el uso de dos radiadores Lamblin para refrigerar el motor; el S.81 no constituyó una excepción.

Blériot 67 La extraña configuración del Blériot 67 fue resultado del intento del diseñador de colocar los cuatro motores lo más cerca posible de la línea central del avión a fin de reducir los problemas de control en la probable eventualidad de un fallo de motor.

Blériot 73 Los diseñadores de aviones de la primera guerra mundial fueron responsables de monstruosidades, pero pocos se acercaron a la absoluta ignorancia  de la aerodinámica que caracterizaba al Blériot 73

Blériot 74 y 75 Aunque más moderno en concepción y en apariencia que los mod. 67 y 73, que le habían precedido, el Blériot 74 seguía siendo un aparato desgarbado ; no consiguió ningún pedido pese a su buena capacidad de carga.

Blériot 110 Uno de los aviones clásicos del periodo de entreguerras, fue construido para intentar batir records de distancia. Era un monoplano de lineas limpias y elevado alargamiento alar, construido en madera, y tenía una prodigiosa capacidad de combustible; su único motor era un Hispano-Suiza lineal realmente fiable.

Blériot 111 Este avión respondía sin duda a conceptos demasiado avanzados para el nivel técnico de su época, y sufrió un gran número de modificaciones. El de la foto es el tipo 111/5, que volvió a situar la cabina del piloto detrás de la cabina cerrada del pasajero.

Blériot 115 Fue otro de los intentos de la compañía para desarrollar un cuatrimotor, tenía los motores colocados por parejas sobre el plano superior e inferior. El de la foto fue el segundo avión redenominado Blériot 135 cuando se equipó con Salmsom radiales.

Blériot 125 Diseño bifuselaje que acomodaba a los pasajeros en unos largueros ensanchados y fuselados de línea aerodinámica, mientras que la tripulación y el motor iban colocados en una góndola central. Una virtud particular de este sorprendente diseño era la limpia disposición en tándem del tren de aterrizaje con dos parejas de ruedas.

Blériot 127 De diseño algo obsoleto como otros productos de la industria aeronáutica francesa a finales de los años 20, fue un avión polivalente con la extraña característica de que los puestos de tiro ocupaban extensiones a popa de las góndolas de los motores.

Blériot 290 Elegante hidro-canoa sesquiplano con fuselaje curvo pero espacioso, y un eficaz sistema de montantes para sostener el ala y el motor impulsor muy por encima del agua.

Blériot5190 Distinto a la configuración habitual en los aviones de Blériot, el hidro-canoa      Blériot 5190 tenía una gran estructura central en la que se apoyaba el ala alta y utilizaba     servomandos para ayudar a controlar los alerones de gran envergadura.