2/6/10

Un extraño ruso venido a menos, El Ekranoplan

Los aparatos rusos siempre me han fascinado, ya lo he comentado en otras entradas que se distinguen por su diseño de un vistazo.
Aquí os muestro unas fotos, de lo que fue en tiempos mejores este planeador (mitad barco mitad avión), que alcanzaba velocidades sorprendentes a  pocos metros sobre el mar, sin llegar a levantar el vuelo pero que podía recorrer distancias a grandes velocidades aprovechando el llamado efecto suelo.

El Ekraplan se sustentaba en el aire debido al empuje que experimentan las alas de un avión cuando este vuela muy cerca del suelo. Esto se debe a un exceso de presión que sufre el aire que circula entre las alas y el (en este caso el agua). Esta presión genera un colchón de aire y ayuda a la nave a mantenerse en vuelo.




Los vídeos están en ruso, pero lo que importa es ver este impresionante aparto en acción y no solo como chatarra de desguace

Para maximizar este efecto, los ekranoplanos tenían las alas cuadradas y divididas, de forma que el flujo de aire se dirigiese naturalmente hacia la parte inferior del aparato. Pero este efecto va disminuyendo a medida que el avión se separa del suelo por lo que el aparato no podía volar a gran altura.