2/3/10

Los 60 y 70. Capacidad o rapidez

A  mediados de los sesenta, el avión de pasajeros era ya sinónimo de reactor, y este a su vez lo era de confort y velocidad.
Si bien al principio la capacidad de los DC8 o B-707 supuso un exceso de oferta de asientos, no pasaría mucho tiempo antes de que las compañías exigieran más y más reactores. Los Constellations quedaban lentos, y los pasajeros preferían pasar 6 o 7 horas en un jet para cruzar el Atlántico, o una hora como mucho para ir a Paris desde Londres.
Los pasajeros volaban a casi 1000 km/h ¿cual sería lo próximo?, ¿volar tal vez más rápido y cruzar el Atlántico en solo tres horas ? ¿o hacer frente a la creciente demanda y ampliar la capacidad de los aviones?
En Europa los anglofranceses encuentran apoyos con el Concorde y los americanos sueñan con velocidades de hasta 2.700 km/h con más de 200 pasajeros a bordo en su proyecto Boeing SST, pero la velocidad cuesta cara y en 1971 el congreso norteamericano se negó a conceder más fondos para el SST, por lo que el proyecto naufragó cuando los primeros Jumbos y DC-10 empezaban a levantar el vuelo.
El Concorde hacía sus pruebas de vuelo, pero la crisis del petróleo estaba a la vuelta de la esquina y si bien sabían que el vuelo supersónico sería una realidad en 1976, también se intuía que sería solo realidad tecnológica, pero no realidad social. El Concorde sería para las minorías, todo lo contrario que el B-747, DC-10 o el A-300.
 
Con una capacidad para 400 pasajeros y una autonomía da hasta 8.000 kms, el B-747 se convirtió en un mundo en miniatura. Esto preocupaba a los gerentes de aeropuertos al pensar que un vuelo completo cada cuarto de hora  podía implicar hasta 1600 personas hora sin contar otras aproximadamente 600 esperando familiares y amigos.

Viajar en un Jumbo era todo un acontecimiento, con una amplia gama de comidas, peliculas a bordo incluso una escalera de caracol entre plantas.

El Concorde era otra cosa. Concebido para alcanzar una gran velocidad el fuselaje de esta aeronave es alargado y esbelto con capacidad para solo 100 plazas y con un único pasillo.
No fué diseñado a escala industrial y sus plazas eran todas de primera clase solo disponibles a un elevadísimo precio; eso si el servicio y la comida eran exquisitos.


                    Interior del Concorde



Mientras el Concorde 002 Británico aterriza en Fairfold (Gloucestershire) , un policía detiene el tráfico. Vigilado por un avión Camberra de seguimiento en su vuelo inaugural desde Bristol, el 9 de Abril de 1969. El avión frances 001 volaba al mismo tiempo.


Gigantes rusos
En la exhibición de Paris de 1965, sorprendió ver al primer modelo de avión comercial ruso, un Antonov AN-22, más que nada por su gran capacidad de carga.
 
Con un tamaño sin precedentes hasta la fecha tenía una envegadura de 64 mts y una longitud de 58. Fué diseñado para el transporte de centrales eléctricas móviles hasta Siberia, e incluso en una versión más compacta tranportar hasta 724 pasajeros.

El C-5 Galaxy
Estados unidos presentó su novedad en 1968 llamado Lockheed C-5 Galaxy, cuya envergadura era 66 metrosy longitud 75. Se convirtió en el transporte estratégico más pesado de las FFAA americanas.



Cuando en 1965, Ralph Hannum decidió construir su casa en Filadelfia, el hecho de guardar su avioneta Cessna en el garage, le confería cierto estatus.
Desde entonces, por todo estados unidos han proliferado los espacios para guardar aviones.