7/2/10

Altas prestaciones, altos vuelos

El primer avión de pasajeros con cabina presurizada fué el Stratoliner. Podía volar a 6.000 mts. de altitud. Trabajadores de la planta de Boeing en Seattle, aparecen en esta foto cubriendo las juntas del fuselaje con jabón, mientra se presuriza la cabina para asegurar que no se produzcan fugas; si estas se produjeran aparecerían en forma de burbuja.
Curioso métedo, que emplean hoy día los instaladores de gas en cañerías dudosas. Lo de aplicar una cerilla no es aconsejable.

 
Aquí tenemos al Boeing 247, creado en 1933, fué el primer avión moderno de pasajeros.
Inspirado en diseños alemanes como el Junkers o el Rohrbach, este monoplano de ala larga transportaba a 10 pasajeros durante 1000 kms, a una velocidad media de 256 kms/h.

 El modelo 307 Stratoliner, fué la siguiente innovación de Boeing en 1938. Esta compañía fue precursora en incluir los cuatro motores vigentes en la actualidad, e impulsar la construcción de fuselajes que albergasen un gran aforo.


El DC3, probablemente al avión comercial más famoso de la historia de la aviación. El avión de la foto superior se introdujo en el mercado en 1935. Si bien el Boeing 247 fué el prototipo que inspiró el bombardero británico Bristol Blenheim y tantos otros bombarderos alemanes como el Junkers JU 86 y el Heinkel HE 111; el DC3 era más veloz y poseía solapas en la alas que le hacían ganar mayor estabilidad.

Transportaba a 21 pasajeros durante 804 kms a una velocidad de crucero media de 247 km/h.
Durante los siguientes sesenta años , unas 10.600 unidades del también conocido como Dakota o C47 fueron fabricadas en EEUU por encargo de compañías aéreas y fuerzas militares de todo el mundo. A las que hay que sumar las unidades construidas en Japon y la unión Soviética.
Algunos ejemplares siguen realizando vuelos militares o civiles como en este precioso VIDEO del vuelo desde la cabina y exterior.