24/1/10

Mujeres aviadoras, mujeres legendarias

Probablemente Amelia Earhart fué la mujer piloto más conocida a nivel mundial. Aquí la vemos junto a su biplano Friendship, en 1928. 
En 1932 a bordo de un Lockeed Vega, se convirtió en la primera mujer en cruzar el Atlántico en solitario, era ya una aventurera reconocida, cuya leyenda se incrementaría al desaparecer en el Pacífico sin dejar rastro en 1937, cuando intentaba dar la vuelta al mundo.

Otra foto de Amelia posando junto a su Ford Cabriolet y el Lockheed 10E Electra en el que desapareció.

Recientemente se ha realizado una película sobre su vida titulada "Amelia".

Abajo una foto de Matilde Moissant, que fue la segunda mujer en los EE UU en obtener el título de piloto tras  Harriet Quimby (más abajo)
Matilde Moissant

Ilustración de Harriet Quimby, primera mujer que obtuvo la licencia de piloto en los Estados unidos y que cruzó el cCanal de la Mancha en abril de 1912
Harriet Quimby nació en California en 1884, fue periodista y escritora, y desde muy joven llevó una vida independiente, apoyando a las asociaciones sufragistas. Como fotógrafa y reportera recorrió varios países, publicando artículos en diversos periódicos, hasta pasar como entrevistadora, caricaturista y crítica de teatro al Leslie´s Illustrated Weekly; escribió además, guiones de cine colaborando con el famoso D.W. Grifith.

Una entrevista a los hermanos Wright confirmó su afición a volar; como en la escuela de los hermanos Wright no admitían mujeres, aprendió en la Moissant, obteniendo el título el 1 de agosto de 1911, primero de una mujer en América.
Con un aparato Bleriot fue también la primera mujer en atravesar el canal de la Mancha en abril de 1912.
Harriet Quimby en una foto de 1911

El 16 de agosto de 1912 acude al Concurso de Aviación de Boston y haciendo un ensayo de prueba en su Bleriot acompañada por el organizador, Willard, Harriet pierde el control de los mandos y ambos, que no llevaban el cinturón de seguridad abrochado, caen al vacío mientras el avión se estrella.

Hubo mujeres que lucharon por no mantenerse al margen de los progresos del mundo de la aviación. El ocho de julio de 1908 Thèrese Peletier, que en la imagen aparece posando en el control del mando, sobrevoló Italia.
 Thèrese Peletier







Muchas mujeres fueron relegadas en el mundo de la aviación, por lo que se vieron obligadas a utilizar seudónimos masculinos , como fue el caso de Edith Maud Cook, la primera piloto femenina de origen británico, que se hizo llamar "Spencer Kavanagh"; o Elise de La Roche, que tuvo que adoptar el título francés de "Baronesa Raymende de La Roche". Esta última fue la primera mujer de la historia en poseer una licencia de piloto, que obtuvo en marzo de 1910.
Otro perfil de la misma escena publicado en el periódico.


Helene Dutrieu
Helene Dutrieu deportista y aviadora belga nacida en Tournai en 1877.
Comenzó como ciclista, ganando en 1895 el campeonato del Mundo femenino. En el mismo año batió el récord de la hora, lo que repitió en 1897.
Durante unas temporadas actuó en París como actriz de gran éxito. Cuando presenció un vuelo de Wright en  Francia, decidió hacerse aviadora. Comenzó su aprendizaje en 1908, pidiendo su avión a Santos Dumont y destrozándolo en un accidente. El constructor Sommer le sede otro aeroplano, y con la ayuda de Farman consigue el título de piloto en Bélgica en 1910, tras una prueba sobrevolando Brujas, llevando al mecánico de pasajero, en diciembre ganó la Copa Fémina de aviación.


La aviadora profesional H. Dutrieu es la primera mujer que pilota en nuestro país, hasta 1928 no habrá una española con título esa será Maria Bernaldo de Quirós.
                         Maria Bernaldo de Quirós


Baronesa de La Roche-París
Conocida como la Baronesa de La Roche-Paris, nace en la capital francesa en 1886.
Se inscribe en la escuela Devoisin y obtiene el título de piloto en 1910, primero de una  mujer en el mundo.
hace demostraciones de Francia a rusi, y aunque sufrió varios accidentes siguió volando.
gana dos veces la Copa Fémina, preparándola en 1919 se mata en Croydon.
Había batido poco antes el récord de altura para mujeres, llegando a 3.900.


La británica Amy Jhonson, posa aquí con su avión Gipsy Moth. Era menos conocida que Amelia, sin embargo impactó en la opinión pública al batir el récord de 19 días de vuelo en solitario, aterrizando en Australia. Murió trágicamente al estrellarse sobre el Támesis en 1941 pilotando un avión para la  RAF

En 1918 el argentino Luis Candelaria y el chileno Dagoberto Godoy unen por aire sus países cruzando por aire los Andes en 1918, hazaña que repetirá tres años después la francesa Mme. Bolland, partiendo de Mendoza y aterrizando en Santiago.
Mme. Bollard, la primera mujer piloto que cruzó los Andes.


Aunque la aviación era un mundo reservado a los hombres, algunas mujeres no renunciaron al placer de volar. Arriba vemos a la srta. D. Spicer arrancando el motor de su avioneta en la Primera Convención de Mujeres Voladoras celebrada en Northamtonshire, en 1931.
Las nuevas formas de ocio conllevaron muchas tendencias estéticas, como demuestra esta imagen de Helene Dutrieu, a quien vemos ataviada con un cómodo  traje de  aviador.



Un grupo de mujeres pone la mesa para un improvisado Picnic en una fiesta al aire libre celebrada en el aeródromo de Hatfield en 1935.

La oficial Maureen Dunlop, como miembro auxiliar del Transporte Aéreo Británico, tripulaba aviones innovadores durante la segunda guerra mundial.

3000 dólares de 1945 por jornada de trabajo, cobraba la intrépida acróbata aérea estadounidense Lillian Boyer. Una suma incréble incluso en los salarios actuales.


El poder industrial femenino
Aunque no pilotaban su contribución al desarrollo de la industria aeronáutica fue muy relevante en los procesos de fabricación y como mano de obra especializada. En la imagen superior  tenemos a un grupo de trabajadoras en la fábrica inglesa de hidroaviones Short Broders, fotografiadas mientras realizaban un descanso, en enero de 1919.