19/1/10

Aquellos chalados en sus locos cacharros...(1907)

Los experimentos tras el nacimiento de la aviación se sucedían a toda marcha.
En 1907 el señor Guillon consiguió elevar del suelo la rueda delantera de su aeronave en Epson Downs.
Avión de Guillon y Clouzy en 1907

El multiplano del Marqués de Ecquevilly en 1908
Otro intento estrafalario de la época a los que habría que añadir alas batientes como las de los pájaros, tornillos giratorios para elevarse como una peonza etc. etc.

Disminuir el peso y aumentar la potencia fueron los objetivos principales de los pioneros de la aviación.

El monoplano de Demoiselle de Alberto Santos Dumont (a la izquierda) era propulsado por un motor de 20 CV de 2 cilindros.














Aquí se pueden apreciar los excelentes motores Antoinette que diseñados por León Levavasseur (recibieron este nombre en honor a la hija de su patrocinador el industrial Jules Gastambide), consiguieron poner en marcha la aeronave Gastambide-Megin I en diciembre de 1907; precursora del Antoinette (abajo). Las alas eran lo suficientemente fuertes como para sostener sobre ellas el peso de Gastambide y Megin.
Aunque muchas o la mayoría de las veces las eronaves en sus intentos de vuelo acababan siendo remolcados por la grúa de la época, con mejor o peor fortuna de sus pilotos.