5/11/09

Viaje a Canadá vía Londres (British Airways)

Voy a detallaros dentro de las posibilidades que ofrece sacar fotos en aviones y aeropuertos, el viaje que hice a Canadá en Junio de este año 2009.
Partimos de la T4S de Madrid Barajas, que es la habitual para vuelos al extranjero. No se si sabreis que la T4 y la T4S estan separadas más de 2kms,  y para ir de la zona de facturación a la de embarque hay que coger un tren lanzadera subterráneo que es automático y no lleva conductor. Si quereis ver el recorrido completo para haceros una idea, podeis ver este VIDEO sin sonido, de cuando fuí a Croacia.

                                        Haciendo tiempo, haciendo fotos en la puerta de embarque.



Mientras esperábamos embarcar en el B757 200 que nos llevaría a Londres, tomé estas fotos de unos que venian, como este Airbus A330 de Mexicana.
                   O este B767 de American Airlines que se marchaba.


Ya estamos abordo listos para el pushback. Salimos puntuales, es la puntualidad British.

  Haciendo taxi hasta la pista. La ventanilla está sucia y la foto... pues también. Ahora apago la  cámara que no quiero broncas en el despegue.



Nos dejan en Heatrow Terminal 3. Ahora hay que enlazar a la flamante T5, desde donde partiremos a Montreal. Los vuelos de Iberia y Madrid con British Airways se han debido pasar ya a la T5, pero en este viaje todavía no. Así que a seguir rótulos, y nuevo control de seguridad en la T5, pero es bastante rápido y las indicaciones claras en todo el recorrido.

Hay que ver lo largos que se te hacen por dentro estos aviones de pasillo unico y más de 200 plazas.

Ya estamos en la T5, que como su colega la T4 de Madrid Barajas tiene una T5 satelite enfrente.

El trasiego de aviones de la compañía de bandera inglesa es contínuo.

Detalles de la terminal, es mas grande de lo que parece desde el exterior



    Los aeropuertos son puntos de encuentro y despedida y de personajes de todo tipo.
 
Nuestro B767 300 esta cargando catering y combustible  para cruzar el Atlantico.



Esperando embarcar. Aqui si tomas algo pagas en Libras o tarjeta de crédito si no llevas encima.

El pájaro ya esta listo nos llaman para embarcar.

Ya estamos acomodados. La pantalla te ofrece varias opciones de peliculas e idiomas, así como la ruta, con detalles de velocidad, situación, altitud, viento de cara, tiempo estimado de llagada etc. etc. Cosas que nos gustan a los amantes de los aviones.

Bueno ...,si eso nos vamos yendo ¿no?



Unos últimos vistazos a la T5 hasta la vuelta.

 
 
Nos metemos en la cola para el despegue. Un enjambre de azul y rojo.




Despegamos hacia el este y giramos al Oeste, por lo que vemos el aeropuerto desde la altura. Se aprecia el tamaño de la T5 con diferencia, a la izquierda de la foto.  Vamos dirección Irlanda y más allá.

Parece que ahí fuera hace bastante frío, es lo que tiene el Atlántico Norte.

Vamos alternando el mapa de la ruta con los datos de todo tipo.


Aproximación a Montreal. El río San Lorenzo es inmenso, llevamos más de una hora sobrevolándolo y viendo como se va estrechando. De mar a  río.

Tras unas buenas vacaciones estamos listos para la vuelta , pero en este caso desde el aeropuerto Internacional de Toronto Pearson.


Típicas compañías canadienses Air canadá y air Transat.

 
Este holandés se va antes que nosotros pero no sabemos donde.

 

La zona de puertas es curva en este extremo del aeropuerto, pero hasta aquí hay mucha longitud con más puertas y mas controles de seguridad entre ellas, pero si quieres tiendas estan en esa zona anterior. Aquí solo comida y bebida.

En este caso volaremos en un B747 400 a Londres




 
El viaje todo a la inversa. Salimos con este pajarraco cargado hasta los topes.

 
La enorme ala de este B747-400 se arquea bastante para aguantar todo el peso del avión.
Al fondo la silueta de Toronto de identifica por la gran CN Tower de 560mt.
Ponemos rumbo al este.

Al contrario que cuando vinimos, que íbamos con el giro terrestre y salimos de día para llegar de día, ahora los horarios se aceleran pues a las 21h anocheció y a las 11,55h ya amanecía de nuevo. Una comida tras otra, se une la merienda con la cena, y con el desayuno en pocas horas.
Un vuelo tranquilo sin turbulencias, salvo un par de baches para despertar a la gente amodorrada.



Aquí el Jumbo desplega todas sus plumas, flaps y aerofrenos y aplica la reversa. Hemos llegado a Londres. Hay que cambiar la hora, que a las 12 sale nuestro avión a Madrid, y ahí si se nota el jet lag, porque las de 2,5h de vuelo me las pasé dando cabezadas y rechazando mas comida.