14/10/09

PAJAROS DE METAL Y DE LOS OTROS

No hacen buena mezcla los aviones y las aves.
A veces a pesar de lo grande que es el espacio a compartir, hay encontronazos entre unos y otros, y aunque en principio el emplumado, sea el que sin ningún genero de dudas lleve las de perder, no hay que menospreciar el daño que pueden hacer a los aviones, con la posibilidad que si estos son estructurales en las superficies de control etc. se puedan librar de la catátrofe, pero si el impacto es en motores o entrando en la propia cabina de pilotaje la cosa se puede poner muy fea.

Algunos ejemplos de estos encuentros, que serían inofensivos si quitáramos de la ecuación el factor velocidad claro.




















Borde de ataque






 
Motores y carenados















Visitas indeseadas a la cabina

En todo el morro