13/10/09

MIS PINITOS EN EL AIRE


Lo mas parecido  a pilotar algo que volara, fué hace ya bastantes años y era un ultraligero.
Unos cuantos entusiastas de Ibiza, nos apuntamos a un curso para pilotar ULM. Lo impartía un chaval de unos 24 años y solo disponíamos de una pista de tierra en Port des Torrent de unos 300 o 400mts. Desde el aire se veía minúscula.
Recuerdo, que a pesar de no ser necesario, íbamos a clases de teórica y micrometeorología, a una autoescuela de Ibiza que nos cedía el local, y nos aprendíamos desde el abecedario Alfa, Bravo, Charlie, Delta, etc. etc., hasta el argot, como si fuéramos a sacarnos el título de piloto civil.
En aquella época, tampoco había una legislación clara al respecto de los requisitos para los vuelos de los ultraligeros.
El caso es que volábamos poco, muy poco.
Recuerdo mis frustraciones casi constantes, a lo largo del cursillo, puesto que en equel entonces yo vivía en Ibiza y subía a la pista en San Antonio con la idea de volar, pero siempre había algún impedimento para ello. Que si hay viento de tierra..., que si hay viento de mar...que si el motor se calienta...Siempre había algo que mantenía el aparato en tierra, y acabábamos de tertulia sin hacer nada.

Ahora lo veo en la foto, y me parece extraordinario que aquello volara, pues solo ves tubos de aluminio y tres ruedas como de carretilla mas dos asientos paralelos, con un motor MUY ruidoso detrás.
El único intrumento, era un tubo de Pitot de los más rudimentario. Un cilindro vertical transparente,  adosado al tubo de aluminio derecho que soportaba el ala. Dicho tubo está abierto por delante con una pequeña entrada, de modo que al coger velocidad, el flujo de aire hace subir un disco de plastico sobre el cilindro, que al estar graduado nos indicaba el momento en que podías efectuar la rotación, si no recuerdo mal a unos 60 kms por hora ya te elevabas.
Eso sí, cuando despegabas, la sensación era increíble pues al estar situada la pista sobre lo alto de la playa, enseguida te encontrabas sobrevolando un paisaje precioso, y distinto totalmente a como lo ves desde tierra.
Cuando volábamos, sobre todo eran tomas y despegues. Siempre me ha pesado no llegar a realizar un vuelo medianamente largo y disfrutar de Ibiza desde el aire, porque como todo lo bueno, se acaba. En este caso mal y bien a la vez.
Me explico, mal porque el avión se estrelló ante nuestras narices, solo a unos metros de alcanzar la arena. Un problema en una arandela que sujetaba la hélice, hizo que esta se bloqueara y aunque no fué fallo del motor, se dejo de oir de golpe su famoso ronroneo y empezo a planear, pero acabó como en las peliculas de los pioneros, de morros y los tripulantes empapados de la gasolina que había en el depósito, que se encuentraba a modo de mochila atrás, pero salieron por su pié.

Y bien, porque el próximo en subir era yo, y tal vez hubiéramos acabado en el agua hundidos y con el cinturon puesto, o no, nunca lo sabremos.
El caso es que ahí acabó mi escasa experiencia en los vuelos, porque con motivo del accidente y los repuestos americanos, y que si esto, o aquello, nos quedamos sin la suelta para volar solos, y sin mas curso porque el intructor desapareció, y el cursillo ya lo tenía cobrado por adelantado.
No supe de él en tiempo, pero creo que acabó pilotando una avioneta de mensajería tipo DHL o similar.
La opción de sacarme el título oficial deportivo, era impensable por lo caro y con críos pequeños había otras prioridades. Volar en España es muy caro. Un lujo vamos. 
Aquí hay un enlace a un video que te acerca a lo que es la sensación del volar en estos cacharros.


                         Un bonito vuelo en Ultraligero